SITUACIÓN DEL TEMPLO

El siguiente fragmento está extraido del libro "Las Maravillas de Egipto - David Roberts" de la editorial Iberlibro.

TEMPLO DE WADI DABOD EN NUBIA

Ascendiendo por el Nilo y más arriba de la isla de Philae, las ruinas del templo de Wady Dabod son las primeras que se presentan al ojo del viajero.

El primer templo de Wady Dabod fue construido y decorado por el rey metoita Adikhalamani, al que sucedió Ergamón, contemporáneo de Ptolomeo Philadelpho, probablemente durante la primera mitad del siglo III a. C., estando dedicado al dios Amon y posteriormente a la diosa Isis.

En realidad como la mayoría de los templos de Nubia nunca fue terminado. Las dos columnas exteriores se dejaron, en efecto, en muy tosco estado, ofreciendo una prueba de la práctica que poseían los escultores egipcios en insertar jeroglíficos en las columnas tras ser erigidas.

En realidad había una serie de tres pilones delante del templo, aunque solamente dos podían verse ya en el siglo XIX. El edificio principal era un pórtico que ostentaba cuatro columnas, con unas mamparas o tabiques que las separaban, salvo en la entrada entre las columnas centrales; dicha entrada conducía a una cámara central y otras dos laterales, y por una estrecha escalera, a dos más arriba; inmediatamente sobre el aditum había aún otra cámara. En tiempos posteriores se añadió un ala a un lado del pórtico. En el aditum había, se cree, dos monolitos con los nombres de Physcon y Cleopatra, aunque Roberts afirma que en su época sólo quedaba uno y una capilla de granito rojo, de diseño simple y elegante.

En el periodo greco-romano varios Ptolomeos (VI Philometor, VIII Euergetes II y XII Auletes) lo ampliaron y decoraron de nuevo, produciendo un efecto aún más maravilloso que antes de tal renovación.

La decoración del vestíbulo data de la época en que reinaron los emperadores romanos Augusto y Tiberio.

Este Templo fue desmantelado por completo entre los años 1960-61, y en 1968 fue regalado a España, donde, desde 1970, puede admirarse en un parque de Madrid.

Al templo, antaño podía llegarse por una serie de peldaños que desembocaban en un muelle, y desde allí, por los tres pilonos mencionados, separados entre si por distancias muy cortas, se entraba en el templo.

Diario de Roberts. Egipto, de Wilkinson.

Notas:
  • David Roberts fue el famoso pintor del antiguo Egipto, gracias a cuyos croquis y bocetos de las ruinas de aquel país, se han conocido costumbres, vestimentas y utensilios usados por los egipcios de la época de los faraones.
  • El mapa del antiguo Egipto y Nubia procede de la publicación del Ministerio de Cultura sobre las salas XIII y XIV del Museo Arqueológico Nacional (Egipto y Próximo Oriente).